Superando la mentalidad de crisis con la mentalidad cristiana

Yo recuerdo sus palabras claramente. Cuando fallamos ser motivados por la situación, su respuesta fue, “Quiero que la gente sentirse lo mismo de yo en cada situación.” La indicación era que ella fue agitada en el momento y pensaba que cada persona debía ser agitada con ansiedad también. Pero nosotros trabajamos como un equipo hace mucho tiempo y ahora nos acostumbramos a su mentalidad que cada cosa es un crisis. Porque nos acostumbramos a esta reacción exagerada que nos cultivamos una reacción que nada es un crisis. Ninguna respuesta es correcto, pero una es la acción y la otra es la reacción.
Lamentablemente, la mentalidad de crisis se ha convertido al diseño de nuestra sociedad. Esta mentalidad es una que reacciona severamente a cada situación y demanda modificación, justificación, y compensación instantáneamente. La mentalidad de crisis es un producto de una sociedad que pone valor en tres factores:
  • Autoestima: La mentalidad de crisis comienza con una actitud que eleva la persona sobre otras porque instiga una respuesta a cada situación basada en la evaluación de la pregunta, “¿Cómo me afecta esta situación?”
  • Autorrealización: El segundo aspecto que estimula la mentalidad de crisis es la noción de autorrealización. Autorrealización indica control sobre los eventos y resultados que afectan la vida personal de una persona. Entonces, cuando las cosas están afuera de control, crea una mentalidad de crisis.
  • Autosuficiencia: Finalmente, hay autosuficiencia. Mientras el resultado es lo mismo de autorrealización, puede definerlo diferentemente porque la autosuficiencia habla de la rutina del mantenimiento de la vida. Pero la autorealización habla de los resultados de esta rutina. En los dos casos, la meta es control.
En realidad, estas áreas enfocadas nunca están cumplidas porque intentan adelantar la gloria, los eventos, y los resultados que solo pueden ser orquestados divinamente.
Así que, en contraste con la mentalidad de crisis, hay una necesidad por la mentalidad cristiana lo que se caracteriza por lo siguiente:
  • La soberanía de Dios: La mentalidad cristiana se fija en la realización que Dios es soberano, entonces todas las cosas son bajos de su control. Este traje una confianza que genera tranquilidad.
  • El sacrificio de Dios: Segundo se fija en su sacrificio. Este pone la atención en una persona más importante y más digno que nosotros y nos causa responder con acción apropiada.
  • La suficiencia de Dios: Finalmente, reconocemos la suficiencia de Dios. Como su soberanía, reconocemos que el cumplimiento y la suficiencia no son productos de nuestra obra pero son resultados de la gracia y misericordia de Dios.
Una mentalidad cristiana debe buscar suplantar la mentalidad de crisis por cambiar nuestro vista de nosotros a Dios.
No estoy diciendo que no hay momentos de crisis a veces. Más, algunas situaciones demandan más urgencia que otras. Pero, es importante a ver que no todas las situaciones son crises. Hay una necesidad grande que nos encontramos en el medio de dos extremos de mentalidades (una que dice cada situación es un crisis y la otra que dice ninguna situación es un crisis). En lugar, debemos fijarnos en Dios más para que podemos responder en una manera inclinada apropiadamente a la severidad de la situación.

Photo “Division Sky Divided” courtesy of user Terry Bain and Flickr.