Todavía, Vendemos Indulgencias: La Necesidad Continua Por La Reformación

“Con el sonido de una moneda en el cofre, la alma de purgatorio está liberado.” Con estas palabras Johann Tetzel llamó a los vivos instándolos a mostrar compasión por los muertos. Insistiendo que los muertos no pudieron alcanzar el cielo sin la obra de una persona viva que puede comprar su lugar, Tetzel se aprovechó de los miedos de las personas y en el proceso levantó mucho dinero por la iglesia. No es el único incidente, pero esta práctica era un parte de muchas cosas que ganó atención a las prácticas no bíblicas durante este época y ayudó el comienzo del gran movimiento que tiene un impacto en la época moderna: la Reformación.
El 31 de Octubre 2017 significa 500 ańos desde Martín Lutero entregó sus 95 tesis a la iglesia en Wittenberg. 500 años después y los impactos de este evento no solo son hablados, pero continúan. Las implicaciones son muchos y grandes, pero a pesar del foco del movimiento a ser más bíblico, todavía hay una inclinación a emigrar lejos de Dios y hacia uno mismo. Entonces las prácticas que contribuyen a la Reformación no han cesado, pero sigue hoy.
En realidad, todavía vendemos indulgencias hoy. La forma aparece diferente, pero muchas personas tratan de comprar si mismos del infierno. Podemos verlo en las maneras siguientes:
  • Buenas Obras: La forma más obvia es que la gente trata de obtener el favor del Señor en la misma manera que trata de obtener favor con otras personas: a través buenas obras.
  • Buen Dinero: El Segundo area está relacionada con las buenas obras es por dar dinero. Ciertamente este dinero no es para pagar por las indulgencias directamente, pero la mente detrás dar dinero es lo mismo.
  • Buenas Personas: Finalmente, cada de estos puntos es un parte de un principio más grande. Muchas personas piensan que si son personas buenas, es suficiente.
No solo tienen una propensión que es inclinada naturalmente a esta mentalidad, pero otras personas promuevan la noción por afirmarla.
Pero en su lugar, debemos mirar al evangelio. Considerando que cada persona es marcada por el pecado (Romanos 3.23) también las obras buenas de cada persona son marcadas por el mismo pecado (Isaias 64.6). Entonces, debemos considerar las palabras de Hebreos 1 y 2 que exaltan a Cristo. Específicamente, Cristo es la propiciación por nuestros pecados. No importa que podemos hacer por Dios, pero que Dios ha hecho por nosotros.
Después de 500 años y todavía estamos vendiendo indulgencias en nuestra sociedad. Si Cristo venció todo, ¿Quién somos a pensar que podemos vencer más que Cristo? Hay una necesidad fuerte por nosotros, una necesidad de descansar de nuestra justicia de obras y en lugar, descansar en la suficiencia de Cristo.

La foto “The Globetrotter’s treasure” es del usuario Daniel Mennerich y Flickr