Las Emociones: ¿Cargadas o Encargadas?

El más que las ciencias evoluciona, el más que la medicina sana, y el más que la sicología analiza el resultado aparece ser que tenemos menos entendimiento de las complejidades de la humanidad. Realmente, reducimos a los humanos a los elementos más básicos para sacar cualquier sentido de responsabilidad personal, reconocimiento personal, y respetabilidad personal. La última víctima en esa reducción de humanos es las emociones.
Estos días, las emociones no tienen una asociación con los deseos de una persona, la moralidad de una persona, ni los sentimientos de una persona. Ahora, son nada más que químicos en el cuerpo. Tal noción es fácil para aceptar por una sociedad secular porque:
  • Las Emociones Pueden Ser Definidas: Reduciendo las emociones a nada más que los resultados de químicos permite que las emociones pueden ser definidas más claramente (pero la exactitud no necesariamente se considera en la definición).
  • Las Emociones Pueden Ser Controladas: Porque las emociones son supuestamente más definidas y mejor entendidas, la gente tiene un sentido de control sobre las emociones. Ahora, tenemos ritmos, ejercicios, y medicamentos que utilizan este entendimiento para controlar las emociones y ganar resultados deseados.
  • Las Emociones Pueden Ser Racionalizadas: Finalmente, porque las emociones son nada más que algunos químicos, pueden ser racionalizadas (o justificadas) en cualquier momento sin culpa.
Es fascinante a mirar a la gente cuando clama por maneras para controlar sus emociones con estes entendimientos nuevos, pero cuando algo ocurre, la reacción es racionalizar estas emociones como desequilibrio de productos químicas que una persona no puede controlar. Definir, controlar, y racionalizar las emociones da un sentido de poder a la gente, une sentido de poder que pueden controlarlas.
Con estos resultados, puede ver fácilmente, la razón que muchas personas adoptan esa mentalidad y la sugestión que las emociones son el resultado del desequilibrio de productos químicas. Pero pocas consideran las consecuencias cuando esa mentalidad es aceptada como verdad porque ignora tres aspectos:
  • Ignora la Complejidad: La mentalidad ignora el hecho que los humanos son criaturas complejidades con muchas partes, incluyendo un cuerpo, una mente, y una alma. Falla a considerar como cada uno de estos partes tiene una función en los emociones.
  • Ignora la Ciencia: Interesantemente, esa mentalidad ignora la evolución, que es considerada la faceta principal de la ciencia moderna. Según la ciencia, la evolución es responsable por las conexiones o reacciones químicas entonces añade más a la complejidad y baja la probabilidad que la evolución es responsable por la construcción de los humanos en la manera ‘perfecta.’
  • Ignora a Dios y el Carácter de Dios: No es necessario a decir este punto, que esta discusión ignora a Dios. Niega a Dios como el autor y creador de nuestras vidas, pero va más por denegar la esencia del carácter De Dios (como uno quien es moral, justo, bueno).
Mientras la ciencia y Dios no debe ser en oposición, la cultura se hizo opuestos, entonces, si tenemos un concepto que ignora Dios y la ciencia, es un concepto falso o tiene una existencia independiente de una aserción racional. Este es un consecuencia cuando pensamiento racional y fáctico no es usado . . . resulta en inconsistencias.
Sin embargo, las repercussions continua a crecer y causa más problemas. Considere que la gente acepta el hecho que las emociones son de los químicos porque la gente puede definirlas, controlarlas, y racionalizarlas. Entonces, ignora la ciencia, el Dios, y la humanidad en el proceso. Estas consecuencias son más serias porque sacan los puntos siguientes:
  • Sacan la Responsabilidad: Primero, sacan la responsabilidad individual por las personas emociones. En lugar de la responsabilidad, la excusa está hecho que la persona no puede controlar los químicos (y podemos decir también que el medicamento no está ayudando, si la personas está tomando algo).
  • Sacan el Significado: Sacan el significado de nuestras emociones. Si el amor es sencillamente los químicos en el cerebro, el amor no tiene un significado en nuestra sociedad. Podemos decir el mismo de la odia también.
  • Sacan el Bueno: Finalmente, sacan el bueno que llega con nuestras emociones. Responder con emociones sin la influencia de racionalidad es malo, pero las emociones si mismos no son sin bondad, especialmente porque viene de Dios, quien es bueno.
Toda que Dios nos dio es bueno; debemos considerar que todo es contaminado con nuestro pecado y son sujeto a mal uso, mal interpretación, mal apropiación.
A decir que nuestras emociones son el resultado de un desequilibrio de químicos tiene implicaciones serias, más notablemente saca la responsabilidad de las individuales (algo que vemos mucho en estos días). Nos recuerde de la necesidad a tener precaución sobre los dichos que aceptamos en la luz de la Biblia. También debe causarnos a considerar, como Cristianos, ¿Que hacemos? La respuesta a esta pregunta viene la próxima semana en parte dos.

Photo “Trust No Emotion” courtesy of user Jeremy Brooks and Flickr.