El Plan de Pablo, La Voluntad de Dios

“Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo. Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones, rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad De Dios, un próspero viaje para ira vosotros.” 
~
Romanos 1.8-10
En 1943, sies familias se fueron para alcanzar un tribu en las selvas de Sudamerica para llevarlo el evangelio. Su objetivo era algo simple: predicar Cristo crucificado. Un poco antes de su salida, uno de los hombres escribió, “Quizás más cristianos en nuestro país van a ser más conscientes de su responsabilidad a las personas perdidas y menos preocupados con las cosas materiales si esta expedición fracasó y perdimos nuestras vidas.” Y esto es lo que sucedió. Después de su contacto inicial, nadie escuchó de cinco de los hombres, y  no fue hasta siete años después que las familias sabían la historia.
De este historia, muchas personas asumirían que este es la historia de Jim Elliott y el grupo con él que falleció Pero no es. Ese es la historia de Cecil Dye, Bob Dye, George Hosback, Dave Bacon, y Eldon Hunter. Su cuento ocurrió alrededor siete años antes de Jim Elliott y en Bolivia, no en Ecuador. Es menos conocido porque ocurrió durante la segunda guerra mundial, entonces el énfasis era en este y casi nadie escuchó de los muertes de ellos. A muchas, el cuento es uno de tragedia y pérdida innecesaria. A otras, es un cuento de servicio por Dios que motivó algunas personas a ser misioneros, como Cecil Dye ha escrito. Más fascinante es que ellos no pudieron fundar un iglesia como planificaron, era la obra siguió y eventualmente una iglesia era fundada y algunos miembros de la tribu hicieron profesiones de fe. Entonces, no solo sus planes eran realizados pero tenían un impacto a través de las generaciones. Demuestra que mientras alguien hace planes, es la voluntad De Dios que tiene la mayor precedencia y con frecuencia es más grande que podemos anticipar, específicamente con la pérdida de vidas.
Pablo era un ejemplo de un hombre que hacía planes por servicio para Dios, y a veces los planes no podrían ser cumplidos, pero resultaban en la gloria de Dios. En todo sus escritas, Pablo ejemplificó las características que debemos esperar en la disciplina de misiones. Elige un pasaje y puede ver un hombre comprometido al Señor, comprometido a la gente del Señor, y comprometido al servicio del Señor. Pero, es en Romanos 1.8-15 que vamos para algunas lecciones breves sobre la cualidades que deben existir en misiones (y en el ministerio).

Romanos 1.8-15 es un pasaje oscuro porque esencialmente es un parte de la introducción. También viene un poco antes de sus palabras poderosas, “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder De Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia De Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (Romanos 1.16-17). Por esto, las palabras en versículos 8-15 reciben menos atención en una carta de proclamación teológica competente. Pero, hay mucho para aprender de las palabras de Pablo y hay algunas aplicaciones importantes al ministerio.

La Petición de Pablo
La primera calidad esencial de misiones está encontrada en versículos 8-10. Allá Pablo indica que es en oración constante por ellos, dando gracias a Dios por su fidelidad. Es común por Pablo a estar agradecido por la fe de las personas. Vemos esto en Efesios (1.15-16), Colosenses (1.3-4), y Tesalonicenses (1.2-3). Pero, anote algo importante; Pablo no da gracias a ellos, pero para ellos. En cada caso, Pablo orienta su agradecimiento a Dios.

Pero no solo agradecía a Dios por ellos, pero oraba a Dios por ellos también. Pero la carácter de su oración es digno de notarse porque él dice, ‘sin cesar.’ La palabra utilizada en este pasaje no significa que él oraba 25 horas cada día por siete días por semana sin tiempo por los otros partes del ministerio, pero en lugar es para comunicar algo más. Pablo oraba por ellos regularmente. Emite un carga a las Tesalonicenses diciéndolos ora sin cesar (1 Tesalonicenses 5.17).

En su oración por ellos vemos un siervo humilde para Dios (considere Romanos 1.1). Su oración es más acentuada por los versículos siguientes cuando vemos el deseo espiritual de Pablo por los Romanos. No está envidioso de ellos y no quiere su fracaso, ni no está disgustado por so falta de crecimiento, pero en lugar desea más crecimiento en sus vidas. Esta convicción profunda debe ser manifestada en el ministerio. Cuando alguien sirve el Señor, hablando con otras (los creyentes o los incrédulos), haŕa con oración porque la oración indica una dependencia en el Señor y sumisión a su voluntad (vamos a verlo más tarde). Entonces, la primera cualidad esencial es oración.

Por el teme del tiempo, vamos a ver las tres cualidades siguientes de versículos 11-15 más tarde.

La foto “Globe” es de usuario Jason Bachman y Flickr.