El Plan de Pablo; La Voluntad de Dios (Parte 2)

Porque desea veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados; esto es, para ser mutuamente confortados por la fe que nos es común a vosotros y a mi. Pero no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me ha propuesto ir a vosotros (pero hasta ahora ha sido estorbado), para tener también entre vosotros algún fruto, como entre los demás gentiles. A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor.
~
Romanos 1.11-14
Misiones (y ministerio en general) es una llamada difícil que require nada menos que la obra sostenida por Dios. Adentro de las Escrituras podemos encontrar pasajes que hablen de las cualidades del ministerio y las cualidades de la person que hace el ministerio. Pero, existe una pasaje en Romanos uno, específicamente en versículos 8 a 15, que provee algunos pensamientos a las cualidades de un ministerio dado por Dios.
Previamente, versículos 8 a 10 mostraron a Pablo, como un hombre de oración, específicamente como un hombre que ora por las personas a quien está´ministrando (puede leer más en parte uno de esta discusión por hacer un clic aquí). Pero, versículos 11 a 15 siguen revelar más cualidades esenciales de el ministerio y vamos a verlos en una continuación del estudio, “El plan de Pablo, la voluntad de Dios.”

La Pasión de Pablo (v. 11-13)
Pablo era un hombre de pasión. Sus acciones siempre estaban motivadas por un entusiasmo que ejemplifica un hombre de convicciones y dedicación profundas. Considere su propio testimonio (en Hechos 22). Era un hombre de intensidad antes de Cristo, persiguiendo activamente las personas dedicadas a la causa de Cristo, hasta el punto de matar esas personas. Pero, en la calla a Damasco, su vida era transformada por la apariencia de Cristo (lea Hechos 9). Todavía era un hombre de intensidad y pasión, por cambio de un hombre contra a Cristo, a un hombre para Cristo. Mucho del Nuevo Testamento en nuestra Biblia comparte un testimonio a esa pasión y que puede ser realizado como un resultado de esa pasión.

La pasión es ejemplificado en Romanos 1.11-13 cuando Pablo describe su pasión por la gente De Dios y su pasión por la obra De Dios. Primero, expresa su deseo fuerte de visitar los creyentes en Roma, y es un visite que anticipa a ser mutuamente confortados. Ultimamente, cuando creyentes se juntan, la edificación mutual debe ocurrir. Pero, la edificación mutual es del deseo de Pablo por algo específico. Él espera un ministerio de fruto entre ellos. ¿Por qué? Del don espiritual que espera impartir a ellos, un don que no puede ser nada sino el evangelio (algo que él declara a ser el poder de Dios en versículos 16-17). Por Pablo, la motivación más grande y la pasión más grande es a ver la expansión del evangelio en el mundo. Ciertamente, el evangelio es la última fuente de ánimo porque es la provisión de vida. Pero, a ver una persona que recibe el mensaje del evangelio y sigue en crecimiento espiritual (como el autor de Hebreos indica como algo esencial en Hebreos 5.11-14) hay un gran gozo a la posibilidad de regocijar por la vida del evangelio de una persona cuando acepta el mensaje.
Pablo ejemplifica una pasión que debe ser un parte de misiones en la proclamación del evangelio y en vivir el evangelio, no solo para dar un mensaje de fe pero para cumplir la gran comisión de hacer discípulos. Más tarde en Romanos esta pasión está expuesto completamente mientras Pablo describe un grand deseo y oración por la nación de Israel y su salvación (Romanos 10.1-2). ¿Cuán intensas son su deseo y oración? Son extraordinarios cuando consideramos sus palabras en el capítulo anterior en lo que él dice de su gran tristeza y su continuo dolor de la perdida de ellos sin Cristo (Romanos 9.2) al punto que él está dispuesto a intercambiar sus promesas eternales de Dios si resultará en la salvación de la gente. ¿Cuantas personas pueden decir que su pasión se compela al mismo punto?

La Posición de Pablo (v. 14)
Pablo escribe que es un deudor a los griegos y a los no griegos. Su frase es inesperada. Literalmente, la frase es que él es obligado a ellos. ¿Cómo puede ser que Pablo es obligado a otras personas? La respuesta está encontrada en versículo uno cuando Pablo declara que él es un siervo de Cristo, un apóstol, y separado por el evangelio de Dios. La posición de Pablo no es una posición de obligación para cumplir su parte según los otros hombres, pero en lugar es una de obligación a su llamada de Dios.

En el mundo que Pablo vivía, los Griegos tenían mucho orgullo y pensaban que ellos tienen todo la sabiduría y el resto de las personas eran tontas. Entonces, Pablo, entiendo este, está diciendo que su llamada no es ministrar a un grupo o otro, pero tiene una carga De Dios para llevara el evangelio a todas, no importa si son sabia o tontas.
Es un posición que encontramos en 1 Corintios 9.16, cuando él escribe, “Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ay de mi si no anunciare el evangelio!” Otra vez, la pasión de Pablo es mostrada aquí, pero vemos que el era serio con su carga de Dios.

Siempre misiones será difícil, en cualquier lugar. Pero, las palabras introductoria en Romanos 1.8-15 revelan que la importancia de un ministerio de Dios es más importante que la dificultad. Entonces, un ministerio orientada a Dios debe ser caracterizado por peticiones, pasión, y posición (o una llamada). Pero, hay uno punto más que vamos a ver la próxima semana.

La foto “Globe” es de usuario Jason Bachman y Flickr.