Expectativas Irrealistas: Viviendo en una Cultura Irreligiosa

Me encontro perplejo por un gran paradoja que existe en nuestra cultura hoy. Mientras decir a la gente, “Sea tu mismo” hay una gran confrontación cuando una persona no conforma a las normas que esperamos. Entonces, mientras proclamando un evangelio nuevo que “Cada persona debe ser diferente” el mundo está descontento cuando cada persona es diferente.
Hace cinco años, llené un formulario de aplicación an una organización cristiana (no recuerdo si era mi universidad o mi misión) y une de las preguntas me pido por una descripción de mis debilidades. En una manera honesta, escribí que una debilidad mía era expectativas insostenibles de otras personas en lo que los espero a otras a cumplir condiciones que yo no puedo cumplir yo mismo. Esta ideología no es algo inconcebible; en realidad aparece es algo normal. Con frecuencia, vivimos por un principio en lo que requerimos que otras viven por estándares más altas que montemos por nosotros mismos.
Esta filosofía es uno peligroso en nuestra sociedad. Por los cristianos, a un aspecto único que es necesario considerar. Teóricamente, uno que llama su mismo un Cristiano Debería estar viviendo un vida que aparece muy diferente que el resto del mundo. Es una manera no es para proclamar, “Mi manera es lo mejor” pero en lugar debe cautivar a otras con un mensaje que dice, “El camino de Cristo es mejore.” Lamentablemente, el mensaje transmitido es el opuesto. Es uno de condenación de quienes son en vez de anticipación de quienes serán.
El asunto es que esperamos que a los incrédulos a pensar y actuar como los creyentes. El problema con esta mentalidad es que anticipamos santificación aparte de justificación y crea conflicto en nuestra interacción con otras personas. En lugar, debemos recordar que los incrédulos existen en un estado de necesidad de Cristo y no ellos no entienden este necesidad. Entonces, un entendimiento de esto requiere que ajustamos la manera de interacción con gente por renovar nuestras expectativas de los incrédulos.
Reconozco que tal declaración recibirá un jadeo inmediato y un despido más rápido. Entonces, es importante entender algunos puntos. Primero, anote lo que no significa. Este no es una llamada aceptar el siguiente:
  • Discordia Teológica: Los incrédulos no van an entender nuestras posiciones teológicas, pero no significa que debemos aceptar suyas (y tienen posiciones).
  • Discordia Pecadora: También, este entendimiento no significa que debemos aceptar el pecado. En lugar, sencillamente reconocimos que no entienden su severidad y es una oportunidad para mostrarles el Dios real.
  • Discordia Personal: Facilmente, puede ser dicho que para alcanzar a los perdidos, es necesario adoptar sus actividades y acciones. Este no es la verdad. No tenemos una aprobación completa a actuar como el muno para alcanzar el mundo; más que nada es va a tener un impacto opuesto.
Los incrédulos existen en una necesidad desesperadamente de Cristo, y no debemos esperar una transformación del Espíritu Santo. Pero esa realidad no nos da permiso comprometer tampoco.
Entonces, si no tendremos una excusa de comprometer, puede ser fácil a preguntar, “Por que es importante esa mentalidad?” Porque la mentalidad altera algunos aspectos de nuestras relaciones con los incrédulos en las maneras siguientes:
  • Altera Nuestras Expectativas: El punto obvio es que altera nuestras expectativas. Pecado es pecado, pero no debemos estar sorprendidos cuando un incrédulo no reconoce su pecado, y rechaza la mentalidad de cristianismo y los conceptos relacionados.
  • Altera Nuestra Confrontación: Debe alterar la manera que confrontamos. En verdad, siempre debemos confrontar con la verdad que es sazonado con gracia y amor. Pero, cuando reconocemos que no tiene la misma mentalidad como incrédulos, la gracia puede estar más accesible y disponible.
  • Altera Nuestro Evangelismo: Finalmente, si nuestras expectativas y maneras de confrontación cambian, anticipamos que la manera en lo que evangelizamos está alterado también.
Dicho simplemente: este es importante. Es importante porque puede impactar nuestro testimonio en un mundo perdido y la manera que nos acercamos a ellos.
Nuestras expectativas ponen en un mundo perdido puede tener consecuencias terribles. Pero, es importante a reconocer que nuestros estándares no son para guiarlos a conformar a nuestro carácter, pero a conformar al carácter De Dios. Hasta el punto cuando entienden esto, las maneras, las normas, y la mentalidad de ellos van a estar en conflicto con nuestra mentalidad. Entonces, nuestras expectativas deben ser ajustadas a quien son sin Cristo. Requiere un ejercicio de fe y paciencia, pero es una necesidad cuando llevamos el evangelio a un mundo incrédulo.

La foto “Conformity” es de usuario Shaun Fisher y Flickr.